El futuro de los cargadores se llama GaN

El futuro de los cargadores se llama GaN

Con uno solo se pueden cargar al mismo tiempo varios dispositivos, como un ordenador y un móvil, de forma rápida y con menos calentamiento que los tradicionales.

Después de que Apple anunciara este otoño que dejaba de incluir cargadores en las cajas de sus teléfonos y de que -pese a las burlas iniciales- varios de sus competidores, como Samsung y Xiaomi se dispongan a hacer lo mismo en sus inminentes lanzamientos, quizás ha llegado la hora de un nuevo tipo de cargadores más eficientes, los cargadores GaN (nitruro de galio) considerados el futuro de la carga de nuestros dispositivos y que ya son un brillante presente. Uno solo de ellos puede hacer el trabajo de varios de los tradicionales. Más rápido y en un tamaño mucho más reducido.

A diferencia de los cargadores tradicionales, cuya carga se gestiona mediante chips de silicio, un material semiconductor, los GaN utilizan un material cristalino, también semiconductor, y muy conocido en la industria desde hace muchos años, el nitruro de galio, que se ha utilizado desde los años 90 del siglo pasado para fabricar leds y para generar la luz azul de los Blu-ray. La principal virtud del nitruro de galio frente al silicio está en su mayor eficiencia para conducir la electricidad. La corriente eléctrica pasa más rápida en un chip GaN que en uno de los tradicionales. Al ofrecer este material menor resistencia al paso de la electricidad, puede entregar mayor potencia de carga y registrar menor temperatura. En resumen, sus propiedades hacen que se puedan fabricar en tamaños más pequeños que los tradicionales, que sean más rápidos y más eficientes.

No importa cuánta potencia pueda proporcionar un cargador GaN. Un estándar llamado Power Delivery que se aplica a los conectores USB permite que un dispositivo como un móvil se comunique con el cargador de pared y le diga cuál es la cantidad exacta de energía que debe proporcionarle y a cuánto voltaje. Cuando el aparato está cargado, esa comunicación hace que el cargador frene la entrega de energía y entre en modo de espera. La mayoría de los smartphones actuales-Apple y Android- son compatibles con este tipo de carga y su extensión aumentará en el futuro. Los primeros cargadores GaN empezaron a lanzarse en el 2018 con potencias de 25 a 45 W, para cargar de forma rápida dispositivos con baterías pequeñas como los smartphones. Hoy, la oferta comercial llega a cargadores que pueden ofrecer más de 100 W -y hasta 300 W-, de sobras para cargar un ordenador portátil. Es más, al tener más de un puerto, puede cargar este, además del móvil y hasta un par de dispositivos adicionales desde una sola toma de corriente.

admin